El reencuentro

A veces basta una ráfaga de viento para desbaratar una historia de amor que parecía inalterable.